Haciéndonos Cargo: La apuesta por transformar los derechos humanos desde Argentina y para América Latina

Haciéndonos Cargo: La apuesta por transformar los derechos humanos desde Argentina y para América Latina

En un mundo de inmediatez, ¿porque no tener documentado en tiempo real las violaciones a derechos humanos y más aún, porque no proponer nuevas formas de acceso a la justicia?

Haciéndonos C argo es más que un título sugerente de llamado a la acción para repensar nuestra responsabilidad sobre las graves violaciones a los Derechos Humanos de la infancia en Argentina. Es sobre todo una propuesta innovadora y transformadora para conectar a víctimas de abuso y así empoderarlas y generar una comunidad que brinde información en tiempo real sobre el trabajo de cada dependencia de gobierno que debería proteger y garantizar estos Derechos. El primer mapa diagnóstico que dimensiona la magnitud de esta problemática en este país.

Desde el año 2009, Red por la infancia, a la que pertenece el proyecto Haciéndonos Cargo,  acompaña a padres y madres que denuncian el abuso y de violencia de sus hijos. Son las víctimas las que proporcionan todos los datos necesarios para poder realizar un diagnóstico con un patrón común: la justicia en Argentina reproducía patrones de prejuicios e injusticia indistintamente de la ubicación geográfica de cada víctima en este país.

Las víctimas, al reunirse con otras en sus comunidades, barrios y pueblos, ofrecían datos más completos que ayudaban a este diagnóstico, sobresalían líderes comunitarios que ayudaban al empoderamiento de estas víctimas y sus familiares, lograban una mejor calidad de sus defensas y por ende, a una mejor justicia. Esto mejoró la calidad de sentencia, a bajar la violencia institucional y poder identificar aquellos funcionarios judiciales que estaban incumpliendo con la ley y violando los Derechos Humanos de las víctimas para poderlos someter a juicio político y pedir la destitución de estos funcionarios públicos.

Haciéndonos Cargo quiere mostrar un indicador con  incentivo para los servidores públicos que más se acercan a derecho. Llamar a las buenas conductas y prácticas judiciales que motiven a hacer mejor el trabajo. Una apuesta que propone mirar más ampliamente la promoción de los Derecho Humanos como garantía de un Estado menos violentado también al interior.      

“Esta temática (el abuso sexual en la infancia) es muy invisible en todo el mundo”, dice Paula Wachter, de Red por la infancia. Uno de cada cinco niños es abusado antes de los 18 años en la Argentina, la tasa de condena de estos delitos es de menos de uno por mil, existen serios problemas de acceso a la justicia y una vez que se accede, la vulneración de derechos está casi garantizada. Este delito se vive con mucha vergüenza, con culpa y es silenciado en las familias.

Hoy, el abuso sexual en la infancia es parte de la agenda pública. En estos años Red por la infancia ha sensibilizado a las autoridades, al sector salud, a los medios de comunicación y a la población en general sobre este tema y las formas en las que necesita ser abordado. Ahora está en la agenda pública, “Argentina tiene un marco legislativo a la vanguardia en América Latina, el problema es que no se respeta”, menciona Wachter, y agrega:  “se violan sistemáticamente todas las leyes. Hay una violencia institucional bastante importante

La innovación que propone este proyecto es conectar a las víctimas y hacer visible esta problemática a nivel más nacional y llevar este llamado a la acción a mayores niveles en todo el país. La inacción está amparada por la falta de datos oficiales y esto es parte de la invisibilización de esta problemática. Este observatorio y mapeo aportará a tener datos reales, en tiempo real, de lo que sucede. Las víctimas, por más lejanas que estén entre sí, estarán conectadas, empoderadas y listas para conocer y acceder a sus derechos humanos con mejores demandas a la justicia.

Aún hay un camino largo, pero sabemos que enfrentarnos con determinación los pasos a seguir en ese andar: “Queremos ir más allá del reclamo. De esta manera nosotros podemos forzar el cambio y no esperar a que el cambio llegue”.