Desde trabajadora del hogar a organizadora y emprendedora social

Desde trabajadora del hogar a organizadora y emprendedora social

Anonymous (no verificado)

Casimira Rodríguez Romero fue reconocida como una agente de cambio en la campaña Ashoka ChangemakeHERS, una celebración de las mujeres más influyentes e inspiradoras de todo el mundo. Te invitamos a conocer a las demás mujeres emprendedoras sociales destacadas en la campaña aquí (aqui links to http://www.changemakers.com/es/node/101967). 

 

Casimira Rodriguez

Casimira Rodríguez Romero, fundadora y directora de la Fundación Madre Selva

★★★

A sus 13 años, Casimira Rodríguez migró de una comunidad quechua campesina a la ciudad para trabajar como trabajadora del hogar. Esta experiencia marcó su vida, pues le permitió conocer las injusticias que vivían las mujeres trabajadoras del hogar. A los 19 años, Casimira comenzó a participar de un grupo del que derivó la fundación del Sindicato de Trabajadoras del Hogar de Cochabamba, el cual ella llegó a dirigir. Desde entonces, Casimira ha luchado por los derechos de las mujeres trabajadoras y de las mujeres migrantes. Ella ha sido cofundadora y Secretaria General de la Federación de Trabajadoras del Hogar de Bolivia, cofundadora de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de las trabajadoras del Hogar, y en el 2006 llegó a ser la primera mujer indígena designada Ministra de Justicia del País.

La experiencia de Casimira Rodríguez es un ejemplo de las situaciones de explotación que muchas de las mujeres quechuas y aymaras viven en la actualidad en Bolivia. Sin embargo, sirve como un ejemplo inspirador de las potencialidades organizativas de las mujeres trabajadoras y luchadoras sociales, tal como su capacidad de protagonismo social y político.

A continuación, Casimira responde algunas preguntas de Changemakers e incentiva a las mujeres a seguir luchando y encontrando la fuerza en su interior y en la unión con otras mujeres.

¿Cuáles son las tres cualidades que hacen a un/a agente de cambio tener éxito?
La capacidad para tomar decisiones, uno tiene que aprender a decidir; el poder ver un camino hacia donde uno quiere dirigirse, uno tiene que tener claro el objetivo;  y por último el construir una visión, eso es muy importante.

¿Qué fue lo que te hizo tener éxito en tu trabajo? ¿Cuáles tácticas o estrategias específicas has utilizado?
El recuperar el sentido de la vida comunitaria, la vida solidaria de la comunidad, el escucharse unos a otros, entre los que tenemos problemas y los que no tenemos problemas para poder ayudarnos.

¿Cuál es tu superpoder?
Una fuerza interna, que nace de un proceso. Ha sido una mezcla entre una fuerza espiritual y la existencia de un problema social.  Al ver la injusticia presente, no podía dejar que los problemas siguieran presentes delante de mí, en mi grupo, en mi existencia; si yo dejaba pasar por alto la injusticia, para mí eso era ser cómplice de la injusticia. Había una fuerza de voluntad dentro de mí que no permitía que me rindiera. Tenía un compromiso social de no dejar pasar los problemas, una responsabilidad social como líder del grupo, una alimentación espiritual y la necesidad de buscar la justicia.

Al ver los problemas que enfrentaban las compañeras, yo me sentía muy impotente cuando las cosas no se resolvían como son justas. Frente a las injusticias, está la persistencia de no rendirse, de no dejarse vencer. Dentro de mí estaban los principios de la comunidad, y ese compromiso social por querer ayudar a resolver los problemas, sin importar si tenía recursos o no tenía.

¿Qué consejo te darías a ti misma si te encontraras con tu persona de hace 10 años?
Que siga adelante, que trabaje por su pueblo, que sea la sal y la luz para las mujeres trabajadoras del hogar.  Sigue con la fuerza que tienes, no desmayes a pesar de las tormentas. La victoria está en nuestro ser. Busca siempre ayuda de los sabios y sé amiga de personas de quienes puedas aprender más sabiduría.

Esa luz de sabiduría que he pedido a Dios, me ha guiado. Ahora viendo mi pasado pienso, ¿cómo fue que hice todas esas cosas?

Cuéntanos brevemente cómo el trabajo que vienes realizando está generando cambios en la vida de las mujeres. ¿Qué cambios están generando en las mujeres al nivel personal, familiar y nivel de sociedad?
En el 2003, finalmente logramos la promulgación de la Ley de la Trabajadora del Hogar, sin embargo aún no hemos logrado una aplicación efectiva en el día a día con relación al horario de trabajo, el contrato de trabajo, el derecho a la educación, el seguro de salud, etc. Ya existe la ley, pero aún hay mucho por trabajar.

Desarrollar una nueva iniciativa u organización que tiene un compromiso social tiene muchos riesgos. ¿Qué consejo darías a otras mujeres innovadoras que están trabajando para garantizar que su iniciativa o su organización tenga éxito?
No es fácil emprender un camino, a veces hay que dejar algunas cosas, pero también es tan gratificante el servir a otras compañeras, a otras mujeres. No hay que desmayar frente a los problemas, hay que seguir con esa fuerza interna, hay que confiar en nosotras. Sabemos como mujeres que la vida a veces es más difícil, por cuestiones culturales y actitudes machistas, tanto en el ámbito laboral hasta en la oportunidad de acceder a la educación formal. Sin embargo, hay que confiar y recuperar la sabiduría de nuestras comunidades y que nuestros padres nos han transmitido.

¿Qué consejo en particular darías a las mujeres trabajadoras del hogar por el Día de la Trabajadora del Hogar este 30 de Marzo y a todas la mujeres por el Centenario del Día Internacional de la Mujer?
Hay que retomar como mujeres, esa fuerza, para seguir luchando por la justicia. Que las leyes que existen no se queden en papel, sino que se cumplan. Que las autoridades, las organizaciones internacionales se comprometan a vigilar que estos derechos se cumplan. Y que el sector de la trabajadora del hogar no sea invisible, ellas son un ser humano que necesita vivir con dignidad y justicia como cualquier persona.

La unidad nos da fuerza y energía; no debemos quedarnos solitas. Debemos mantener la comunicación con nuestras hermanas mujeres, debemos reunirnos, hacer intercambios entre mujeres, con todas las que luchamos para resolver los problemas sociales—estos espacios son nuestra escuela.

★★★

Casimira Rodríguez Romero, fundadora y directora de la Fundación Madre Selva, es emprendedora social y activista boliviana por los derechos de las trabajadoras del hogar. Ella ha dedicado su vida a hacer visibles los problemas y las injusticias que sufren las mujeres migrantes trabajadoras del hogar.

Comentarios

Imagen de nelly maria baste

CASIMIRA TE MANDO MIS SALUDOS ERES UNA MUJER DE TRIUNFOS Y MAS QUE NADA DE LUCHA DIARIA FRENTE A LO QUE A NOSOTRAS COMO MUJERES NOS PASA FELICIDADES DESDE ECUADOR ---