Acceso a una vivienda digna, sostenible y a precios razonables - Las PYMEs dan respuesta a un desafío global

Areas temáticas

Contactos de Medios

Entrevistas temáticas por región

Gacetilla de Prensa

Im+agenes, galería de videos

Resumen acerca del Desafío financiero del G-20 para PYMEs

sobre nuestros socios

 

 Cubriendo la nueva iniciativa del G-20 con foco en vivienda  

Hoy en día se estima que mil millones de personas viven en asentamientos precarios. Dos mil millones carecen de acceso a la energía eléctrica, en gran parte como resultado de una planificación inadecuada, malas políticas, deficiencias del mercado y brechas en la capacidad del gobierno. Aunque las instituciones públicas y los gobiernos reconocen la necesidad universal de una vivienda adecuada, en muchos casos son las empresas locales las que pueden ofrecer soluciones más eficaces. Las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) son un recurso importante para ayudar a las comunidades a cumplir con la demanda para la construcción de viviendas, y mejorar la infraestructura del agua, saneamiento, electricidad y transporte.
 
Los países miembros del G-20  reconocen la importancia de identificar nuevos modelos de financiamiento público-privado que promuevan la escalabilidad y la sostenibilidad de las empresas (PYMEs) que trabajan para hacer frente a estos desafíos globales. El Desafío financiero del G-20 para PYMEs  busca las mejores ideas para desbloquear la financiación y garantizar el crecimiento y el éxito de las PYMEs, demostrando su compromiso para reducir la pobreza. En todo el mundo, los emprendedores sociales y las PYMEs están encabezando la identificación de soluciones innovadoras para garantizar el acceso a una vivienda asequible, digna y sostenible para los más pobres entre los pobres.
 
Estos son algunos de los ángulos posibles y entrevistas para una cobertura única e interesante sobre la  vivienda sostenible:
 
Una pequeña inversión en infraestructura tiene un efecto multiplicador en la comunidad: Las malas condiciones de vivienda y vida en los barrios de bajos ingresos aumentan la pobreza urbana. Las empresas que dan respuesta a esta situación poco a poco ven mejoras generales.

  • Ejemplo: En la Argentina, Celeste Bustelo de la Fundación Pro Vivienda, participante en el desafío Negocios para el cambio social, ha implementado un modelo de negocios innovador que trabaja con las comunidades marginadas para hacer frente a los desafíos de la inclusión social, la pobreza y la falta de infraestructura básica en los barrios pobres de Buenos Aires. La Fundación ha desarrollado una red de servicio de gas natural que sirve a 3.000 familias pobres que antes no tenían acceso incluso a los servicios públicos más básicos. Otros programas de Pro Vivienda prestan apoyo a la formalización de la propiedad de la vivienda, así como a financiar las mejoras en los baños, cocinas y lavaderos.
La formación profesional en la construcción no sólo conduce a la creación de vivienda y empleo, sino también a la independencia y el compromiso cívico: La vivienda es sólo uno de los desafíos interconectados al que se enfrentan las poblaciones pobres. Los modelos que ven más allá de los resultados individuales de sacar a la gente de la calle tienen un impacto más amplio y más profundo que benefician a los individuos y a la comunidad.
  • Ejemplo: En Brasil, Raquel Barros (Fellow de Ashoka, ganadora del Desafío Changemakers  Mujeres | Herramientas | Tecnología y fundadora de la Asociación Lua Nova) ha estado implementando un modelo único que ayuda a las mujeres en riesgo a desarrollar todo su potencial a medida que construyen, ladrillo por ladrillo, sus propios condominios cómodos y sostenibles. El proyecto Escuela Contratista de Lua Nova ofrece a las mujeres habilidades prácticas, acceso a la educación y herramientas de gestión financiera que les permiten convertirse en ciudadanas, empresarias y delegadas de la comunidad.
Los derechos cívicos deben ser protegidos para asegurar la vitalidad y la sostenibilidad de las comunidades urbanas: Garantizar los derechos de los inquilinos a través de la educación, la promoción y la mejora de las condiciones de vida crea un mundo mejor, una sociedad más justa.
  • Ejemplo: En Sudáfrica, el Fellow de Ashoka y promotor de los  derechos cívicos Sayed Iqbal Mohamed trabaja con los ancianos desfavorecidos, los pobres y aquellos que sufren como resultado de la injusta situación económica y las leyes. La organización de Mohammed, Civic Rights Organization, está demostrando que, a través de la educación, la capacitación, promoción y creación de redes, los pobres pueden proteger sus intereses de vivienda a nivel local y apalancar el activismo comunitario para cambiar fundamentalmente la política nacional de vivienda.
Esto es sólo una pequeña fracción de los recursos disponibles a través de Ashoka y Changemakers. Para más información y para acceder a nuestra comunidad global de más de 140.000 agentes de cambio (Changemakers) en todo el mundo, por favor contáctate con:
 
Gaston Wright
[email protected]
5411-4322-0567

 

 

 

 

randomness